Preguntas más frecuentes sobre prevención del coronavirus en el ámbito laboral

Osalan, ante la situación de alarma suscitada por la pandemia de COVID-19, abre esta ventana con el objetivo de dar una respuesta rápida y concisa a las principales dudas que, en materia de seguridad y salud en el trabajo, esta situación está creando entre los agentes que se desenvuelven en el ámbito laboral.

Pretendemos, en la medida de nuestras posibilidades, divulgar recomendaciones y responder a las dudas para facilitar a las empresas, profesionales de la prevención, delegados y delegadas, trabajadores y trabajadoras y público en general, la adopción de las mejores medidas de prevención de contagio del coronavirus en el ámbito del trabajo.

Lógicamente, la información se actualizará en función de lo que la evolución de la epidemia y el conocimiento científico aconsejen.

Con carácter general, sea en centros públicos o privados, en interior o en exterior, en puestos fijos o móviles, se deben cumplir siempre las siguientes condiciones, basadas en la ORDEN de 15 de julio de 2020, de la Consejera de Salud y en las notas aclaratorias correspondientes

        - Evitar las aglomeraciones de personas.

        - Evitar la transmisión del virus por cercanía de los individuos.

¿Es obligatorio el uso de mascarilla en los centros de trabajo?

Es importante recordar que lo fundamental para prevenir contagios es aplicar estrictamente las medidas de seguridad básicas, esto es, extremar la limpieza, mantener la distancia interpersonal, mejorar la ventilación, etc.

Por lo que se refiere concretamente al uso de mascarilla, mientras la persona trabajadora permanezca en su puesto de trabajo y siempre que haya una distancia recomendada de al menos dos metros respecto a las personas que se encuentren en los demás puestos de trabajo del espacio laboral, no es obligatorio el uso de la mascarilla.

Además, si existe una barrera física entre trabajadores (por ejemplo, mediante mamparas) tampoco es necesario su uso.

El personal tendrá la obligación de utilizar mascarilla en lugares comunes como accesos, reuniones, desplazamientos de cualquier tipo por el centro (baños, máquinas de café, etc.), en cuyo caso, además del uso de la mascarilla, es necesario mantener la distancia de 1,5 m.

 

¿Es obligatorio el uso de mascarilla en reuniones?

En aquellas situaciones, del tipo que sea, en las que se reúnan en el centro de trabajo grupos de no más de 10 personas se aplicará el criterio doble de usar mascarilla y mantener una distancia mínima de 1,5 m. Además, se deberá asegurar una correcta ventilación del espacio (por ejemplo, mediante la apertura de puertas y/o ventanas).

 

¿Es obligatorio el uso de mascarilla en trabajos que impliquen un esfuerzo físico?

Siempre que se pueda garantizar la seguridad y salud de las personas, independientemente de que los trabajos se lleven a cabo en el interior o en el exterior, se podrá prescindir de la mascarilla de prevención frente a la Covid-19 durante la ejecución de un trabajo que suponga un esfuerzo físico y mientras dure su ejecución (por ejemplo, en trabajos vinculados a la construcción).

 

¿Se deben mantener actualmente las medidas establecidas en los planes de contingencia?

Dada la situación, independientemente del uso de mascarillas, actualmente es aún más importante si cabe proseguir con las medidas de contención de la epidemia tomadas hasta ahora por los centros de trabajo y reflejadas en los correspondientes planes de contingencia: limpieza, distancia interpersonal, escalonamiento en los accesos, etc.

 

¿Es aplicable a centros de trabajo públicos y privados?

Estas pautas son aplicables a TODOS los centros de trabajo, tengan carácter público o privado.

 

¿Deben los conductores de los transportes públicos llevar mascarilla?

Si los conductores disponen o bien de cabina de conducción que les separa de la clientela, o bien mamparas de separación, la obligatoriedad del uso de mascarilla podría relajarse exclusivamente durante el periodo de conducción y siempre y cuando permanezcan solas/os en los habitáculos destinados a tal fin.

Cuando se produzcan cambios de turnos, tanto quien entra como quien sale, debe respetar el uso de mascarilla y lavado de manos.

Cuando se realice la toma de turno, se procederá a acceder al vehículo con mascarilla y se realizará una limpieza con los productos que deben de estar a su disposición para ello.

El coronavirus se transmite a través de las secreciones de personas infectadas, principalmente por contacto directo con gotas respiratorias de más de 5 micras (capaces de transmitirse a distancias de hasta 2 metros,) y las manos o los objetos y superficies contaminadas con estas secreciones, seguido del contacto con la mucosa de la boca, nariz y ojos.

No se sabe con certeza absoluta cuánto tiempo sobrevive el virus en una superficie. Los estudios realizados indican que los coronavirus pueden subsistir en una superficie desde unas pocas horas hasta varios días, en función de las condiciones (tipo de superficie, temperatura, humedad ambiental…).

Según un estudio la permanencia de SARS-CoV-2 viable en superficies de cobre, cartón, acero inoxidable, y plástico ha sido de 4, 24, 48 y 72 horas respectivamente, cuando se mantiene a temperaturas entre 21 y 23 ºC y con humedad relativa del 40%. En otro estudio, a 22 ºC y 60% de humedad, se deja de detectar el virus tras 3 horas sobre superficie de papel (de imprimir o pañuelo de papel), de 1 a 2 días cuando lo aplican sobre madera, ropa o vidrio y más de 4 días cuando se aplica sobre acero inoxidable, plástico, billetes de dinero y mascarillas quirúrgicas.

Los síntomas más frecuentemente observados son : fiebre o reciente historia de fiebre (68,7%), tos (68,1%), disnea (dificultad para espirar) (31%), dolor de garganta (24,1%), escalofríos (27%), vómitos (6%), diarrea (14%) y otros síntomas respiratorios (4,5%).

La mayoría de los casos presentan síntomas leves. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte. Los casos más graves generalmente ocurren en personas de edad avanzada o que padecen alguna enfermedad crónica, como enfermedades del corazón, del pulmón o inmunodeficiencias.

  • Medidas de distanciamiento social en el lugar de trabajo, tanto entre personal empleado como con clientes y clientas (mantener 2 metros de distancia).
  • Medidas organizativas en la empresa para asegurar esta distancia en el desempeño de la tarea como en otras actividades: escalonamiento de entradas, vestuario, uso de comedores, teletrabajo, reuniones por videoconferencia…
  • Medidas de higiene en los centros de trabajo:
    • Lavado frecuente y correcto de manos.
    • Asegurar la existencia de dispensadores de jabón líquido y papel para secado de manos (o desinfectante de base alcohólica cuando no haya posibilidad, p.ej. fuera del centro de trabajo)
    • Asegurar la existencia de papeleras recubiertas con bolsas de basura.
    • Colocación de información visual (carteles, folletos, etc.) en lugares estratégicos sobre higiene respiratoria e higiene de manos.
    • Aseguramiento de la implantación y del seguimiento de medidas de higiene en los centros de trabajo.
    • Limpieza exhaustiva de las superficies. Para desinfectar puede utilizar lejía diluida y en aquellas superficies en las que no pueda utilizarse lejía, puede usarse etanol al 95%.
    • En los espacios en los que exista atención al público, además de las recomendaciones anteriores, asegurar la existencia de pañuelos de papel desechables y de papeleras recubiertas con bolsa de basura.
    • Se debe asegurar la renovación del aire y ventilación adecuada.
  • Se recomienda que las personas trabajadoras que presenten síntomas de COVID-19 se abstengan de acudir a su centro de trabajo para evitar la posible propagación del virus y que consulte con el servicio sanitario de su servicio de prevención.

Si durante la jornada laboral presentara síntomas, debería colocarse una mascarilla quirúrgica (si hubiera disponibilidad) y retirarse de la actividad laboral, evitando el contacto a menos de 2 metros con compañeros y compañeras de trabajo. Además deberá ponerse en contacto inmediatamente con el servicio sanitario de su servicio de prevención de riesgos laborales quien le indicará los siguientes pasos a seguir.

Estas son las medidas más eficaces:

  • Lávese las manos frecuentemente.
  • Al toser o estornudar cúbrase la boca y la nariz con el codo o con un pañuelo. Tire el pañuelo inmediatamente y lávese las manos.
  • Mantenga una distancia de dos metros de las personas que tosen, estornuden o tengan fiebre.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca

El área sanitaria del servicio de prevención de riesgos laborales evaluará la presencia de personal trabajador especialmente sensible en relación a la infección de coronavirus SARS-CoV-2, estableciendo la naturaleza de especial sensibilidad de la persona trabajadora y emitiendo informe sobre las medidas de prevención, adaptación y protección. Para ello, tendrá en cuenta la existencia o inexistencia de unas condiciones que permitan realizar el trabajo sin elevar el riesgo propio de la condición de salud de dicha persona.

Con la evidencia científica disponible a fecha 2 de junio de 2020 (Información científica?técnica sobre el COVID?19, del Ministerio de Sanidad; ECDC; CDC), el Ministerio de Sanidad ha definido como grupos vulnerables para COVID?19 las personas con enfermedad cardiovascular, incluida hipertensión, enfermedad pulmonar crónica, diabetes, insuficiencia renal crónica, inmunodepresión, cáncer en fase de tratamiento activo, enfermedad hepática crónica severa, obesidad mórbida (IMC>40), embarazo y mayores de 60 años.

Para calificar a una persona como especialmente sensible para COVID-19, debe aplicarse lo indicado en el párrafo anterior. Esa evaluación es la única actividad técnica que podrá servir de base para tomar las decisiones técnico preventivas adaptadas a cada caso.

El Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2 del 8 de junio ofrece en el anexo IV una Guía de actuación para la gestión de la vulnerabilidad y el riesgo en el ámbito sanitario y sociosanitario, y en el Anexo V la Guía de actuación para la gestión de la vulnerabilidad y el riesgo en ámbitos no sanitarios o sociosanitarios.

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece que el empresario o empresaria deberá garantizar la seguridad y la salud de las personas trabajadoras a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo. Si no se ve garantizada la seguridad, se puede poner en contacto con su delegada o delegado de prevención para que este comunique a la empresa que, dada la situación actual,  debe acordar con el asesoramiento de su Servicio de Prevención las actuaciones necesarias para garantizar la seguridad de sus trabajadores y trabajadoras.

Si no recibieran respuesta por parte de la empresa, no cumpliendo por tanto la misma con su responsabilidad de proteger a sus trabajadores y trabajadoras, puede presentar denuncia a la autoridad laboral.

Se clasifica como contacto estrecho:

  • Cualquier persona que haya proporcionado cuidados a un caso: personal sanitario o socio?sanitario que no ha utilizado las medidas de protección adecuadas o personas que tengan otro tipo de contacto físico similar.
  • Cualquier persona que haya estado en el mismo lugar que un caso, a una distancia menor de 2 metros (ej. visitas, reunión) y durante más de 15 minutos.
  • Cualquier persona que haya viajado en un avión, tren u otro medio de transporte terrestre de largo recorrido (siempre que sea posible el acceso a la identificación de las y los viajeros) en un radio de dos asientos alrededor del caso, así como la tripulación que haya tenido contacto con él.

El periodo a considerar es desde 2 días antes del inicio de síntomas del caso hasta el momento en el que el caso es aislado. En los casos asintomáticos confirmados por PCR, los contactos se buscarán desde 2 días antes de la fecha de diagnóstico.

Los contactos estrechos de casos confirmados realizarán cuarentena domiciliaria durante 14 días desde la fecha de último contacto con el caso, deberán ser informados y se realizará una vigilancia activa.

Las empresas deberán adoptar aquellas medidas preventivas (organizativas, técnicas y de protección colectiva o individual) que sean indicadas, en su caso, por el servicio prevención de acuerdo con la evaluación de riesgos, esto es, en función del tipo y características concretas de la actividad que la empresa realice

Las medidas generales que se deben tomar en el ámbito laboral para proteger del SARS-CoV-2 son las previamente mencionadas. Si dada la situación actual no se pudiera garantizar la seguridad que desde  Salud Pública se está marcando a toda la población, la persona empresaria estaría incumpliendo su deber de protección de las personas trabajadoras.

Si se detectase la falta de medidas de prevención se recomienda transmitirlo a la empresa a través de las personas representantes de las y los trabajadores. Si no se recibe respuesta, debe presentar denuncia a la autoridad laboral, para lo que existen los siguientes medios puestos disposición por el Departamento de Trabajo y Justicia:

  1. Denuncia formal que puede presentar ante la Inspección de Trabajo

  2. Buzón del Fraude Laboral, a disposición de la ciudadanía para que cualquier persona pueda denunciar cualquier incumplimiento de la normativa laboral, de la Seguridad Social o de prevención de riesgos.

La empresa debe tomar todas las medidas necesarias para garantizar que sus profesionales trabajen de forma segura.

En primer lugar, hay que evitar cualquier situación de exposición innecesaria. Sólo después de hacer todo lo posible para evitar la exposición  pensaríamos en evaluar el riesgo, y si el resultado de la evaluación lo hiciese necesario, proponer medidas preventivas.

Por tanto, todas las medidas, incluidas las organizativas, deben al menos inicialmente orientarse a eliminar el riesgo. Las primeras medidas organizativas consistirían por tanto en evitar la exposición de los trabajadores y trabajadoras al mismo. Esto supone adoptar formas de trabajo que eviten la confluencia de personas en los centros de trabajo, impidiendo el contacto entre personas y la utilización compartida de instalaciones, equipos, material, etc. Debe promoverse el teletrabajo y los medios telemáticos, con especial atención al personal considerado sensible.

El riesgo que no se haya podido eliminar debe ser evaluado por el servicio de prevención, y si resultado de la evaluación lo hiciese necesario, se adoptarán medidas preventivas.

Entre las medidas que se pueden tomar, está la de evitar que coincidan en un lugar de trabajo posibles fuentes de contagio. Organizar el trabajo de modo que se reduzca el número de personas trabajadoras expuestas, estableciendo reglas para evitar y reducir la frecuencia y el tipo de contacto de persona a persona. Esto puede suponer reorganizar turnos o diversificar tareas. Se puede valorarla asignación de franjas horarias, turnos, zonas, etc. y definir las condiciones de uso de los lugares comunes: vestuarios, comedores, etc. Acotar las zonas y señalizarlas.

Las medidas más importantes para prevenir la infección son mantener distanciamiento social de 2 metros y la higiene de las superficies y de las personas. Por tanto, al margen de las medidas específicas de PRL de cada obra, como medidas generales (en cuanto a la transmisión del virus) a tomar se podrían resumir en las siguientes (para más detalle, ver ficha elaborada por OSALAN del área de construcción):

•  Las personas que vayan a trabajar NO deben tener síntomas

•  Distribuya el trabajo en los tajos respetando el distanciamiento social de 2 metros

•  Es necesario hacer una limpieza de las superficies, sobre todo aquellas que pueden tocarse con frecuencia. (desinfectante recomendado: lejía diluida recién preparada)

•  Definir el uso de los lugares comunes y mantenerlos limpios con mayor periodicidad

•  Disponer de zonas para el lavado de manos y de equipos, herramientas, etc, que se compartan

•  Cuando se constate un positivo, el servicio de prevención identificara a los contactos estrechos. Los tajos afectados serán cerrados, desinfectados y ejecutados por otras u otros trabajadores.

•  Reforzar la limpieza de la ropa de trabajo y equipos de protección individual. No debe sacudirse la ropa para lavar.

Si en aplicación de las medidas para controlar el contacto por Covid-19, los procedimientos de trabajo y las medidas preventivas a aplicar en obra se viesen modificadas, debería redactarse el correspondiente anexo al Plan de Seguridad y Salud y presentarse a aprobación del Coordinador o Coordinadora de Seguridad y Salud en Fase de Ejecución.

En el momento actual las visitas y reuniones presenciales deben restringirse al máximo. Solo en casos de absoluta necesidad y urgencia debe acudirse para una actuación presencial.

OSALAN no revisa los planes de contingencia de las empresas. Las empresas que decidan continuar con la actividad deberán seguir las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, con el objetivo general de limitar los contagios de SARS-CoV-2.

Se han publicado procedimientos de actuación para que los Servicios de Prevención asesoren adecuadamente a las empresas que decidan continuar con su actividad. Pero en esta situación, ellas tienen la responsabilidad de evaluar, con el asesoramiento de su Servicio de Prevención, el riesgo de exposición y seguir las recomendaciones y las pautas establecidas por las autoridades sanitarias.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos.htm

Si ustedes detectan la falta de medidas de prevención deben transmitirlo a la empresa (le aconsejamos que sea por medio del Delegado o Delegada de prevención o de las personas representantes del personal) y si no reciben respuesta, pueden presentar denuncia a la autoridad laboral por los medios ya descritos en la pregunta "En mi empresa no se está tomando ninguna medida de prevención frente al coronavirus, ¿qué puedo hacer?".

Esta situación proporciona más importancia si cabe a la figura de las y los  Delegados de Prevención en la defensa de los intereses de los trabajadores y trabajadoras en materia de prevención de riesgos en el trabajo. De acuerdo al Artículo 36. Competencias y facultades de los Delegados de Prevención de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, sus funciones de intermediación entre la empresa, el Servicio de Prevención y los trabajadores y trabajadoras, pueden servir para garantizar que las acciones que en este sentido se están tomando por la empresa resulten realmente efectivas.

A su vez, en estos delicados momentos, deben ejercer la labor de vigilancia y control sobre el cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales que la Ley les proporciona, instando a la empresa a cumplir con su obligación de protección de la seguridad y salud de las personas trabajadoras.

El Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, en su artículo 5 indica:

Artículo 5. Carácter preferente del trabajo a distancia.

Las medidas excepcionales de naturaleza laboral que se establecen en la presente norma tienen como objetivos prioritarios garantizar que la actividad empresarial y las relaciones de trabajo se reanuden con normalidad tras la situación de excepcionalidad sanitaria.

En particular, se establecerán sistemas de organización que permitan mantener la actividad por mecanismos alternativos, particularmente por medio del trabajo a distancia, debiendo la empresa adoptar las medidas oportunas si ello es técnica y razonablemente posible y si el esfuerzo de adaptación necesario resulta proporcionado. Estas medidas alternativas, particularmente el trabajo a distancia, deberán ser prioritarias frente a la cesación temporal o reducción de la actividad.

[…]

Por tanto, se entiende que pudiendo realizar su trabajo de forma no presencial, la empresa ha de priorizar esta posibilidad.

Se deben diferenciar las posibles situaciones en que se encuentra la ropa a limpiar y desinfectar, y el nivel de riesgo que conlleva su manipulación. El servicio de prevención de la empresa deberá evaluar el riesgo y proponer las medidas oportunas, teniendo en cuenta las recomendaciones realizadas por las autoridades sanitarias (ver documentos técnicos publicados por el Ministerio de Sanidad).

Cabe distinguir tres situaciones:

  • Ropa utilizada en situación de riesgo, que haya podido estar en contacto con un caso confirmado o probable de contagio con COVID19. La ropa será embolsada y cerrada, no deberá ser sacudida y se recomienda lavarla con un ciclo completo a una temperatura de entre 60 y 90 grados.
  • Ropa empleada en situación de bajo riesgo, que haya estado en contacto con un caso asintomático, con efluentes de limpieza, etc. El lavado de ropa se hará con un detergente de ropa normal y un programa con temperatura, al menos de 60º.
  • Ropa usada en tareas con baja probabilidad de exposición, con riesgo por posible contacto con superficies, uso de zonas comunes, etc. El lavado de ropa se hará con un detergente y un programa de ropa normal.

Resaltar que la empresa debe encargarse de la limpieza y desinfección, en su caso, de la ropa de trabajo.

Si una persona trabajadora de una empresa presenta síntomas de infección por COVID-19 estando en su domicilio, no deberá acudir a su centro de trabajo, y se pondrá en contacto con su médico o médica de Atención Primaria de Osakidetza, que se encargarán de emitir los partes de baja y alta en los casos que presentan sintomatología compatible con infección por COVID-19. Pero, también en las situaciones de aislamiento de la persona trabajadora por ser contacto estrecho de un caso, así como a las personas trabajadoras que, por su situación de especial sensibilidad, sin que haya posibilidad de adaptación del puesto de trabajo, protección adecuada que evite el contagio o reubicación en otro puesto exento de riesgo de exposición en la empresa, necesiten por ello abandonar dicho trabajo mientras dure tal situación.

El servicio sanitario del servicio de prevención de riesgos laborales elaborará el informe que acredite la necesidad de incapacidad temporal, con el fin de facilitar a los servicios de atención primaria su tramitación en los casos posibles, probables o confirmados, así como en los contactos estrechos. También elaborará informe para las personas trabajadoras con especial sensibilidad en relación a la infección de coronavirus SARS-CoV-2, sin posibilidad de adaptación del puesto de trabajo, protección adecuada que evite el contagio o reubicación en otro puesto exento de riesgo de exposición al SARS-CoV-2.

El parte de baja y los de confirmación serán emitidos sin la presencia física de la persona trabajadora.

La empresa lo debe poner en conocimiento del servicio sanitario de su servicio de prevención de riesgos laborales (SPRL) para que puedan realizar el estudio de los contactos estrechos en el ámbito laboral. Las personas valoradas como contactos estrechos asintomáticos, deberán realizar cuarentena domiciliaria de 14 días, vigilando la posible aparición de síntomas y solicitando para ello la correspondiente incapacidad temporal a su médico o médica de atención primaria, aportando el informe proporcionado por el servicio sanitario del SPRL si fuera preciso.

Ver Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2 del Ministerio de Sanidad  

Hay que acudir regularmente a la página web del Ministerio de Sanidad del Gobierno de España, en el apartado de Enfermedad por nuevo coronavirus, COVID-19, donde se da información actualizada sobre esta pandemia, en el apartado técnico para profesionales, y dentro de él, encontrarás la versión actualizada de “PROCEDIMIENTO DE ACTUACIÓN PARA LOS SERVICIOS DE PREVENCION DE RIESGOS LABORALES FRENTE A LA EXPOSICIÓN AL SARS-CoV-2 “.

Si una persona trabajadora presenta síntomas compatibles con infección respiratoria (fiebre, tos, dificultad respiratoria) no debe acudir a su empresa a trabajar. Si lo considera necesario, puede tomarse la temperatura en su domicilio y si apareciese fiebre debería consultarlo con su médico o médica de Atención Primaria y no acudir al trabajo.

No está indicado realizar una toma de temperatura previa a iniciar el trabajo dentro de la empresa.

Cuando el servicio de prevención de una empresa tenga conocimiento de la existencia de un caso posible, probable o confirmado de enfermedad por COVID-19, este servicio investigará la existencia de contactos estrechos de ese caso dentro de la empresa.

El área sanitaria del servicio de prevención valorará la existencia de dichos contactos estrechos y elaborará un listado de los mismos. Dicho listado se remitirá a la Unidad de Salud Laboral de Osalan del Territorio Histórico al que pertenezca la empresa.

Si la empresa está cerrada y el caso ha debutado después del cierre de la misma, ésta no deberá hacer nada, a no ser que el caso hubiera podido estar con síntomas los días previos al cierre de la empresa,  en cuyo caso se debería iniciar la búsqueda de contactos estrechos, aun cuando la empresa permaneciera cerrada.