Desafíos en materia de SST de la robótica avanzada y la inteligencia artificial

El aumento de la automatización de las tareas laborales a través de la aplicación de la robótica avanzada y de la inteligencia artificial ha sido objeto de estudio por parte de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, (EU-OSHA), dentro de su programa de investigación sobre la digitalización 2020-2023.

Gracias a esa iniciativa, se ha publicado el informe ‘Advanced robotics, artificial intelligence and the automation of tasks: definitions, uses, policies and strategies and Occupational Safety and Health’, (‘Robótica avanzada, inteligencia artificial y automatización de tareas: definiciones, usos, políticas y estrategias y seguridad y salud en el trabajo’), en el que enumera y define los tipos de inteligencia artificial (IA) y de robótica avanzada. También identifica sus usos actuales y potenciales y presenta políticas y estrategias tanto a escala nacional como de la UE.

La IA, los macrodatos (big data), la robótica colaborativa, el internet de las cosas, los algoritmos y las plataformas laborales digitales traen aparejadas oportunidades para las personas trabajadoras y las empresas y, también, nuevos retos y riesgos en materia de seguridad y salud en el trabajo (SST). Según la EU-OSHA, abordar estos retos y riesgos, depende del modo en que se apliquen, gestionen y regulen esas tecnologías en el contexto de las tendencias sociales, políticas y económicas.

La elaboración del informe se ha llevado a cabo a través de la realización de revisiones sistemáticas de literatura científica, de una consulta de los puntos focales nacionales (FOP) de EU-OSHA y de entrevistas en profundidad a expertos y expertas. La revisión sistemática de literatura científica se utilizó para identificar tecnologías, tendencias y usos de sistemas para la automatización de tareas. Las principales áreas que cubrió fueron la inteligencia artificial (IA), la interacción humano-robot (HRI) y la automatización de tareas (AOT). Abarcó el examen de un número combinado de 3.975 resultados, de los que 183 contuvieron información relevante para el proyecto. Las entrevistas en profundidad complementaron esos hallazgos y la consulta a la red de puntos focales de EU-OSHA en 31 estados proporcionó información sobre regulación, políticas, estrategias, iniciativas y programas sobre sistemas basados ??en IA y robótica avanzada.

Conclusiones

En el área de la automatización de tareas cognitivas, tienen una posición destacada los ‘softwares’ destinados a sistemas de soporte de decisiones y de reconocimiento de patrones, especialmente los aplicados a tareas basadas en el habla y el lenguaje. Esos sistemas se encuentran con mayor frecuencia en los sectores de la salud y del trabajo social.

En el campo de la automatización de tareas físicas, existe gran variedad de aplicaciones robóticas, especialmente dentro del sector de la fabricación. El estudio también revela una amplia aplicación de los sistemas robóticos para tareas físicas en los sectores de la salud y del trabajo social, donde las tareas de transporte o limpieza son mayoritariamente apoyadas o sustituidas por robótica avanzada o exoesqueletos. Independientemente del sector, los resultados indican que las tareas rutinarias son las más afectadas por los sistemas basados ??en IA y robótica avanzada.

Sobre las estrategias, campañas o iniciativas desarrolladas a nivel europeo, el informe concluye que abordan principalmente requisitos amplios que la IA debe cumplir. También presentan principios en los que se deben basar las regulaciones de la IA. Sin embargo, difieren ligeramente en sus objetivos. La privacidad de los datos, la equidad, la rendición de cuentas y la transparencia son los aspectos más llamativos abordados por los diferentes grupos de interés.

Sobre las estrategias de ámbito estatal, el estudio indica que casi todos los países informan sobre alguna forma de actividad no vinculante legalmente relacionada con los sistemas basados ??en IA y robótica avanzada. Dentro de los países de la UE, se puede encontrar una gran cantidad de programas sectoriales, directrices de interlocutores sociales o recomendaciones dadas por las principales partes interesadas o el estado.

Las entrevistas con expertos y expertas revelan, asimismo, una serie de oportunidades y desafíos para la SST asociados con el uso de sistemas basados en IA y robótica avanzada para la automatización de tareas. Los expertos y las expertas mencionan a menudo la reducción de los riesgos físicos. Especialmente el uso de sistemas robóticos para tareas físicamente extenuantes puede ser beneficioso y tiene el potencial de aportar mejoras a largo plazo.

En relación con los impactos en el bienestar psicológico de las personas trabajadoras, los expertos y expertas mencionaron el riesgo de que las personas trabajadoras experimenten negativamente una pérdida de control sobre su propio trabajo.

La imprevisibilidad de los sistemas también puede reducir la confianza y afectar la aceptación del usuario. Los y las expertas consideran que existe el peligro de los sistemas basados en IA cambien la naturaleza de la tarea de una persona trabajadora sin que estén evaluados adecuadamente los nuevos riesgos para la SST de la tarea modificada.