Prevalencia de los síntomas del insomnio en el personal de enfermería

El National Institute of Occupational Safety and Health, (NIOSH), Agencia federal de Estados Unidos, ha publicado los resultados de un estudio pionero sobre los efectos del insomnio en un grupo de 62 profesionales de la enfermería que brindan atención directa y hospitalaria a pacientes con cáncer, en turnos fijos de 12 horas, en un hospital oncológico de Florida. La información del estudio permite realizar intervenciones a medida para analizar el sueño en este colectivo, cuya labor es esencial para la salud pública.

El estudio se basa en una evaluación ecológica momentánea (EMA) de 14 días y de un estudio de actigrafía del sueño. Los resultados que arroja sugieren altos grados tanto de prevalencia de síntomas como de interés por dicha intervención.Titulado ‘My job impacts my sleep: signs and symptoms of insomnia among healthcare workers’, (‘Mi trabajo afecta mi sueño: signos y síntomas de insomnio entre los trabajadores de la salud’), el trabajo es obra de los profesores Soomi Lee y Brent J. Small de la School of Aging Studies de la University of South Florida, y del miembro del Department of Health Outcomes and Behavior del Moffitt Cancer Center de Estados Unidos Brian D. Gonzalez.

El análisis cualitativo muestra que la mayoría de los participantes, (92%), informó de al menos una inquietud relacionada con el sueño. Las inquietudes predominantes, (68%), fueron relativas al insomnio. Los análisis cuantitativos indicaron que los participantes con preocupaciones relacionadas con el insomnio percibían un mayor grado de estrés en general y una menor suficiencia y calidad del sueño de EMA. Además, la duración de la siesta antes de los días no laborales era menor en el caso de los participantes con problemas de insomnio que entre quienes no los padecían, (los primeros se preocupaban por aumentarla una media de hasta 16 minutos y los segundos hasta 40, sin que en ningún caso toda la siesta superase la duración de una hora.

El personal que informó de preocupaciones relacionadas con el insomnio también lo hizo de menos suficiencia y peor calidad del sueño en los días de la EMA que aquel otro sin tales preocupaciones. Además, el estudio encontró que, en general, el sueño de todos los profesionales presentaba peores características antes de la jornada laboral. Es decir, independientemente de sus preocupaciones relacionadas con el insomnio, estas personas tenían antes de los días laborales sueños con menor duración, suficiencia y calidad, practicaban siestas más cortas y presentaban más somnolencia.

 

Intervención personalizada

 

Mejorar los síntomas del insomnio y la salud general del sueño puede reducir los conflictos interpersonales, los factores estresantes psicosociales y mejorar la vigilancia diaria y el estado de ánimo necesarios para brindar una atención de alta calidad. Las investigaciones sobre enfermería se han centrado principalmente en mejorar los resultados de los pacientes, sin tener apenas en cuenta que promover la mejora del sueño de sus profesionales también puede tener efectos positivos en los pacientes.

Hay varios tratamientos eficaces para tratar el insomnio, como la terapia cognitivo-conductual, pero no existe una intervención diseñada específicamente para el personal de enfermería. Para implementarla, este estudio recopila datos sobre las preferencias del personal sobre contenidos de la intervención (como terapia cognitivo-conductual para el insomnio, educación para la higiene del sueño o estrategias de atención plena).