Medicina del trabajo

El término vigilancia de la salud de los trabajadores engloba una serie de actividades, referidas tanto a individuos como a colectividades y orientadas a la prevención de los riesgos laborales, cuyos objetivos generales tienen que ver con la identificación de problemas de salud y la evaluación de intervenciones preventivas.

Con base en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el Libro Blanco de la Vigilancia de la Salud de los Trabajadores desarrolla los siguientes conceptos:

  • Vigilancia de la salud
  • Vigilancia individual de la salud
  • Vigilancia colectiva de la salud
  • Actuación coordinada de las disciplinas preventivas
  • Atención de primeros auxilios
  • Promoción de la salud en el trabajo
  • Formación

Vigilancia de la salud

La vigilancia de la salud es una actividad preventiva que debe ser garantizada por el empresario o empresaria, específica en función de los riesgos identificados en la evaluación de riesgos, voluntaria salvo que concurra alguna de las excepciones recogidas en el artículo 22 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, confidencial, ética, prolongada en el tiempo, incluso más allá de la finalización de la relación laboral, planificada, integrada en el plan de prevención de la empresa y con un contenido ajustado a las características definidas en la normativa aplicable. Así mismo, la vigilancia de la salud será sistemática, documentada, gratuita, participada e incluirá una información individualizada tanto de los objetivos como de los métodos de la misma.

La vigilancia de la salud debe ser realizada por personal sanitario con competencia técnica, formación y capacidad acreditada es decir por médicos especialistas en medicina del trabajo o diplomados en medicina de empresa y enfermeros especialistas en enfermería del trabajo o diplomados en enfermería de Empresa, que contarán con recursos materiales adecuados para ello. Y abarcará una evaluación de la salud inicial, periódica y la que se ofertará después de una ausencia prolongada del trabajo por motivos de salud. Incluirá, además, la protección de los trabajadores y las trabajadoras especialmente sensibles, menores de edad y la de las trabajadoras en periodo de embarazo, lactancia y puerperio.

Vigilancia individual de la salud

Se refiere a la aplicación de procedimientos médicos y la administración de pruebas a las personas trabajadoras con el fin de detectar de forma precoz daños derivados del trabajo, y de la existencia de algún factor en el lugar de trabajo relacionado con cada caso.

Vigilancia colectiva de la salud

Este tipo de vigilancia permite alertar sobre posibles situaciones de riesgo, establecer la relación causa-efecto entre los riesgos laborales y los problemas de salud derivados de éstos, conocer qué actividades de prevención hay que llevar a cabo, su priorización (por ejemplo, en función de su frecuencia y su gravedad), evaluar la efectividad de dichas medidas preventivas y la eficacia del plan de prevención.

Actuación coordinada de las disciplinas preventivas

Los expertos y expertas en las cuatro especialidades preventivas deben actuar de forma coordinada, en particular en relación con las funciones relativas al diseño preventivo de los puestos de trabajo, la identificación y evaluación de los riesgos, los planes de prevención y los planes de formación de las personas trabajadoras.

Atención de primeros auxilios

Cuando el personal sanitario del servicio de prevención está presente en el lugar de trabajo proporcionará los primeros auxilios a las personas trabajadoras que los precisen, y en el caso de no estar presente establecerá los mecanismos de actuación para los primeros auxilios, evacuación y traslado, en forma de protocolo de actuación que describa procedimientos y competencias a cumplir.

Promoción de la salud en el trabajo

La medicina del trabajo, junto con el resto de las especialidades preventivas, desarrolla nuevos objetivos que ya no solo aborda la vigilancia de la salud individual y colectiva. Las empresas y las personas trabajadoras demandan que los lugares de trabajo además de no dañar su salud, sean promotores de la misma.

Entendiendo el trabajo como un determinante de la salud de las personas y el empleo saludable como parte de una vida saludable, OSALAN con el objetivo de facilitar la implantación de políticas de promoción de la salud en las organizaciones ha desarrollado una serie de videos en relación al a abordar diferentes aspectos de   la salud desde las organizaciones teniendo como punto de partida la evaluación de riesgos.

Vídeos de promoción de la salud en el trabajo


Formación e información

OSALAN es consciente de la importancia de la formación y la información en el ámbito de la prevención de riesgos laborales y por ello lleva a cabo en este campo, siempre dentro de las atribuciones que le otorgan su ley de creación y su reglamento de estructura y funcionamiento, actividades que ayuden en la mejora de este ámbito.

Plan de formación para el personal sanitario de los servicios de prevención

Formación para el personal sanitario de Osakidetza: vídeos

Normativa Comunitaria

Directiva 89/391/CEE del Consejo, de 12 de junio de 1989, relativa a la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud de los trabajadores en el trabajo (Directiva Marco)

Normativa Estatal

Normativa Autonómica

 

ORDENACIÓN SANITARIA

Osalan-Instituto de Vasco de Seguridad y Salud Laborales, a través de su Unidad de Salud Laboral, es el órgano competente para emitir los informes y decisiones preceptivos como Autoridad Sanitaria sobre los Servicios de Prevención.

La instalación y funcionamiento de todos los centros sanitarios requieren de una autorización administrativa previa. Esta obligación y los criterios y garantías mínimas que deben cumplir los establecimientos sanitarios se sustentan en diversas normas, entre otras: artículo 29.1 de la Ley 14/1986, General de Sanidad; artículo 27.3 de la Ley 16/2003, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud; el artículo 31.5 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales; el artículo 29 de la Ley 8/1997, de 26 de junio, de Ordenación sanitaria de Euskadi, o el artículo 2.3 del Decreto 31/2006, de autorización de los centros, servicios y establecimientos sanitarios.

Las labores de autorización, inspección y control de los sistemas sanitarios de los servicios de prevención y su asunción por la Unidad de Salud Laboral de OSALAN se apoyan, así mismo, en la normativa vigente: en el artículo 6 de la Ley 16/2003, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, que establece que es a los poderes públicos a quienes incumbe ejercer el control sobre la sanidad privada, o en el artículo 11 del Real Decreto 843/2011, por el que se establecen los criterios básicos sobre la organización de recursos para desarrollar la actividad sanitaria de los servicios de prevención, que indica que la autoridad sanitaria podrá verificar el mantenimiento de las condiciones y cumplimiento de los requisitos que permitieron la concesión de la correspondiente autorización administrativa.

En la Comunidad Autónoma del País Vasco el Decreto 306/1999 por el que se regulan las actuaciones sanitarias de los servicios de prevención en la Comunidad Autónoma de Euskadi, es el que establece las condiciones necesarias que deben reunir los servicios de prevención y las entidades auditoras para llevar a cabo la actividad sanitaria en el ámbito de la salud de la Comunidad. Estas labores corresponden a la Unidad de Salud Laboral de OSALAN como establecen el artículo 11 de la Ley 7/1993 de creación de Osalan-Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales, y el artículo 22 del Decreto 191/2002, de 30 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de estructura y funcionamiento de Osalan-Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales. Esta competencia se confirma en los artículos 4 y 18 del Decreto 306/1999.

Las autorizaciones de funcionamiento que concede Osalan tienen una validez de 5 años y si antes de ese plazo se produjesen modificaciones que afecten a la misma, estas deben comunicarse a la Unidad de Salud Laboral para su autorización. Por otro lado, la disposición adicional tercera del Decreto 306/1999 establece que cuando los servicios de prevención pretendan cesar su actividad total o bien en la de carácter sanitario, deberán comunicarlo a la Unidad de Salud Laboral de Osalan con una antelación mínima de 3 meses, adjuntando las medidas a adoptar al objeto de garantizar la atención sanitaria en las empresas y a los trabajadores tutelados y la custodia de la información que haya sobre los mismos, mediante una memoria descriptiva del procedimiento de conservación de la información generada mientras el servicio sanitario ha estado en funcionamiento, de conformidad a la legislación vigente.

Además atiende a denuncias de referidas a la estructura, funcionamiento o actividades sanitarias de los SSSP así como a requerimiento de otras autoridades en los ámbitos de su competencia.

Cualquier actividad sanitaria no declarada en la autorización, en especial las derivadas de los acuerdos de colaboración entre SPA para la prestación de actividades sanitarias y de la subcontratación de actividades de vigilancia de la salud realizada por un SPP o SPM con un SPA deben ser autorizadas con carácter previo al inicio de las mismas.

  • Acceso a la normativa: autonómica, estatal
  • Documentación: documentos para autorización, renovación…
  • Colaboración Subcontratación: acceso a sus documentos
  • Listado de instalaciones autorizadas: SP, dirección
  • Acceso a la página con los formularios para cumplimentar


PROMOCIÓN DE LA SALUD

El artículo 4 del Decreto 191/2002, de 30 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de estructura y funcionamiento de Osalan-Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales en sus párrafos i) y u) establece entre las funciones de OSALAN informar a empleadores y personas empleadas sobre los conocimientos y prácticas de la promoción de la salud y promocionar la prevención de las adicciones en el ámbito de trabajo.

La definición de la OMS en 1986, en la Carta de Ottawa, entiende como Promoción de la salud en el trabajo el “Proceso de capacitación de las personas para aumentar el control sobre su salud y mejorarla”. Se trata, por lo tanto, de establecer programas y actividades de promoción de la salud específicos dirigidos a la población trabajadora, encaminados tanto a prevenir la aparición de daños en la salud derivados de la exposición a los riesgos inherentes a los puestos de trabajo, como también a realizar acciones divulgativas y formativas encaminadas a mejorar las condiciones de vida y de salud de las personas trabajadoras.

Esta actividad se lleva a cabo mediante dos tipos de actividades, que pueden ser complementarias:

  • Promocionar y asesorar a los servicios de prevención para que realicen campañas de promoción de la salud en el trabajo
  • Servir de enlace entre el Departamento de Salud y los servicios de prevención para hacer llegar las campañas de promoción de la salud fomentadas por el Departamento a la población trabajadora.

Las adicciones, con consumos ocasionales o repetidos, si están presentes en el mundo laboral pueden suponer un mayor número de accidentes laborales, una mayor tasa de absentismo, un mayor número de bajas o bajas más duraderas por enfermedad común profesional, etc…, asociados a las personas adictas. Pero también se pueden ver afectadas terceras personas, las instalaciones o la propia organización. Por ello, es importante actuar sobre las adicciones en el mundo laboral: disminuir o eliminar las ya existentes y prevenir la aparición de nuevas.

En relación a la prevención de las adicciones en el trabajo Osalan asesora a trabajadores y trabajadoras, a empresarios y empresarias, a delegados y delegadas de prevención para promover la implantación de planes de prevención de adicciones en las empresas. Para ello, se ha publicado una guía para orientar la implantación de un plan de prevención de las adicciones en las empresas.

  • Enlace a normas
  • Prevención de las adicciones en el trabajo: guía
  • Información y enlaces a las campañas de promoción de Salud


FORMACIÓN

OSALAN es consciente de la importancia de la formación en el ámbito de la prevención de riesgos laborales y por ello lleva a cabo en este campo, siempre dentro de las atribuciones que le otorgan su ley de creación y su reglamento de estructura y funcionamiento, actividades que ayuden en la mejora de este ámbito.

Formación


CALIDAD DE LA VIGILANCIA DE LA SALUD

La calidad de las actuaciones sanitarias de los servicios de prevención es un paso más del ordenamiento. Además de cumplir la norma deben promoverse actuaciones que mejoren de manera continua la vigilancia de la salud de las personas trabajadoras. Para ello se promueven campañas y actuaciones sectoriales: vigilancia de la salud en personas trabajadoras expuestas a sílice en marmolerías, vigilancia de la salud en personas que trabajan en tintorerías, etc.

También se trabaja en proyectos, entre los cuales se encuentran el desarrollo de una metodología para la elaboración de protocolos de vigilancia sanitaria específica y la propuesta de un modelo de historia clínico-laboral.

PROTOCOLOS DE VIGILANCIA SANITARIA ESPECÍFICA

Una de las características básicas de la vigilancia de la salud de las personas trabajadoras (establecida en el artículo 22 de la LPRL) es que esta sea específica, es decir que vigile los efectos en la salud relacionados con la exposición a la que se somete en el trabajo.

El RD 39/1997, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, determina en su artículo 37.3.c, que la vigilancia de la salud de los trabajadores y las trabajadoras estará sometida a protocolos específicos u otros medios existentes con respecto a los factores de riesgo a los que esté expuesto el personal trabajador. En este sentido, los protocolos se configuran como instrumentos que guían a los y las profesionales de la medicina del trabajo respecto a las actuaciones a realizar con el personal trabajador que está expuesto a unos riesgos concretos. En tanto que guías, los protocolos contribuyen a homogeneizar la práctica clínica, disminuir su variabilidad y, por lo tanto, se constituyen en elemento de calidad de la misma. De hecho, la mayoría de los países de nuestro entorno cultural y científico abordan la mejora de la calidad en la práctica clínica poniendo a disposición de los y las profesionales de la salud laboral herramientas adecuadas para facilitar la toma de decisiones clínicas.

La USL propone una metodología para la elaboración de estos protocolos que está basada en la que se utiliza para la elaboración de guías de práctica clínica basadas en la evidencia científica.

Historia clínico laboral. El artículo 37.3 c) del RSP y el artículo 9.3 del Decreto 306/1999 ya establecen la necesidad de disponer de una historia clínico-laboral (HCL).

La publicación en el año 2012 del Decreto 38/2012, de 13 de marzo, sobre historia clínica y derechos y obligaciones de pacientes y profesionales de la salud en materia de documentación clínica dio impulso para desarrollar la estructura de la historia clínico laboral de cara a su implantación por parte de los servicios de prevención. Podemos definirla (adaptando la del Decreto 38/2012 como el «conjunto único de documentos y registros informáticos o en otro formato que abarca toda la información clínica y laboral del trabajador y que contiene de forma clara y concisa los datos, valoraciones e informaciones generados en los procesos de vigilancia de la salud, asistenciales y de condiciones de trabajo (tareas y exposiciones) a los que se somete a una persona trabajadora y en los que se recoge su estado de salud, la evolución de ese estado, las actuaciones realizadas sobre él, los daños y/o las patologías laborales sufridas y la descripción de las tareas que realiza y las exposiciones a las que se somete a lo largo de su vida laboral».

Los objetivos de la implantación de la historia clínico-laboral son el de que ésta se constituya como un documento único que recoja tanto los datos de salud como los datos de los puestos de trabajo y de las exposiciones y que sea transmisible, entre los SSSP para que acompañe a la persona trabajadora durante toda su vida laboral


VIGILANCIA Y SISTEMAS DE INFORMACIÓN EN SALUD LABORAL

Las condiciones en las que las personas trabajan condicionan su salud y pueden actuar como factores promotores de salud o como inductores y causa de deterioro y enfermedad. Estos daños de la salud producidos o derivados del trabajo son prevenibles puesto que sus determinantes se encuentran en el medio de trabajo y pueden ser eliminados o modificados.

La vigilancia es una herramienta que, mediante su función de recopilación, análisis y aportación de información sobre las situaciones de riesgo o sobre los problemas de salud, permite utilizar esa información para eliminar o corregir los factores que causan los problemas de salud en la población trabajadora.

En salud laboral, el concepto de vigilancia epidemiológica se refiere a la recogida sistemática y análisis de información sobre los factores de riesgo laborales (exposición) o sobre los efectos en la salud (enfermedades, accidentes, otros desenlaces) para la observación de la distribución y tendencia de los fenómenos de interés, con el fin de identificar los problemas y de dirigir y evaluar las intervenciones preventivas.

Sistemas de información para la vigilancia en salud laboral

  • Accidentes de trabajo
  • Enfermedades Profesionales
  • Sistema de comunicación de sospechas de enfermedad profesional: El sistema de información de sospechas de enfermedad profesional tiene su origen en la comunicación de casos de patología sospechosa de tener un origen laboral y que pueden ser reconocidas como enfermedades profesionales con derecho a la protección contemplada en el sistema de Seguridad Social. Este procedimiento nace para dar respuesta al artículo 5 del R.D. 1299/2006, de 10 de noviembre, que aprueba el cuadro de enfermedades profesionales. La comunicación tiene carácter obligatorio para personal médico del Sistema Público de Salud y de los servicios de prevención de riesgos laborales de las empresas.

Comunicación de casos desde Osakidetza – Servicio vasco de salud

Con motivo de la asistencia sanitaria que realiza el personal médico de Osakidetza, tanto a nivel de atención primaria o como de atención especializada, pueden identificar casos en los que conozcan o sospechen que la causa o causas de la patología atendida sean de origen laboral, por razón del trabajo que realiza o ha realizado en el pasado la persona. En estos casos deben de realizar la comunicación del caso sospechoso por el procedimiento establecido [ENLACE al procedimiento de la Instrucción].

Osalan y la Inspección de servicios sanitarios serán el órgano encargado de recoger, documentar y trasladar estos casos a la Mutua Colaboradora de la Seguridad Social en materia de contingencias profesionales que corresponda y, en su caso, a la entidad gestora de la Seguridad Social

Comunicación de casos desde los Servicios de Prevención

Con motivo de las actividades de vigilancia de la salud de la población trabajadora que realiza el personal médico de los servicios de prevención, pueden identificar casos en los que conozcan o sospechen que la causa o causas de la patología atendida sea de origen laboral, por razón del trabajo que realiza o ha realizado en el pasado la persona y los agentes o trabajos de riesgo actuales o anteriores. En estos casos deben de realizar la comunicación del caso sospechoso a través del sistema de comunicación electrónica del Conjunto Mínimo de Datos [ENLACE]

Estadísticas

Sistema de información CMD “Conjunto Mínimo de Datos” de los Servicios de Prevención.

Es el sistema de información sanitaria en salud laboral que da soporte a la vigilancia de los riesgos sobre la salud relacionados con el trabajo.

La estructura y contenido básico de este sistema de información de salud laboral viene determinada por la normativa sanitaria y de prevención de riesgos laborales que lo regula:

  1. Conceden a la administración sanitaria la competencia de desarrollar el sistema de información y de definir el contenido mínimo de datos a recoger.
  2. Identifica a los servicios de prevención como las entidades que deben de proveer y mantener el sistema de información.

Normativa reguladora

Atributos fundamentales de este sistema de información son:

  • Tiene como base la totalidad de la población trabajadora activa de la CAE.
  • La información procede de los servicios de prevención de las empresas.
  • Recoge información sobre:
    • exposiciones a los principales factores de riesgo del medio de trabajo.
    • enfermedades sospechosas de ser enfermedades profesionales.
    • otros trastornos de la salud derivados del trabajo.
  • La provisión de datos se hace por medios telemáticos a través de un aplicativo reservado a los servicios de prevención.
  • No interfiere ni reemplaza a los sistemas de declaración oficial de accidentes de trabajo ni de enfermedades profesionales, sino que los complementa.

Acceso al Conjunto Mínimo de Datos

Estadísticas


PROGRAMA DE VIGILANCIA SANITARIA DE LOS TRABAJADORES QUE HAN ESTADO EXPUESTOS AL AMIANTO

Este Programa tiene como objetivos principales:

  1. Promover un correcto seguimiento del estado de salud de estos trabajadores.
  2. Descubrir quiénes pudieron estar expuestos en el pasado.
  3. Descubrir daños a la salud derivados de dicha exposición laboral a amianto, y
  4. Favorecer el reconocimiento de la eventual enfermedad profesional.

Entre las actuaciones de este Programa de vigilancia sanitaria de los trabajadores que han estado expuestos al amianto:

  • Control de la vigilancia sanitaria específica a amianto realizada en los Servicios de Prevención.
  • Apoyo a la vigilancia postocupacional en Osakidetza, en los casos en los que el trabajador no tiene relación laboral con la empresa donde se produjo su exposición.
  • Apoyo a la comunicación de daños a la salud que podrían ser calificados como Enfermedad Profesional relacionada con la exposición laboral a amianto.
  • Una vez determinado el origen laboral de dichas lesiones, se hace una búsqueda de otros trabajadores que haciendo tareas similares a las del caso índice, pudieron tener exposiciones similares, para promover su vigilancia postocupacional. Para ello solicitamos a la empresa donde fue posible dicha exposición, el listado de antiguos compañeros.

Para ello contamos con el "Fichero de trabajadores posiblemente expuestos a amianto de la CAE". Es la principal herramienta del programa. En este registro se vuelca toda la información señalada en el Programa, tanto la que se refiere a los trabajadores que actualmente están retirando amianto, como los antiguos expuestos:

  • Datos resultado de su vigilancia de la salud [Anexo V del RD 396/2006]
  • Mediciones de fibras amianto, cuando se realizan mediciones personales para cumplir con los Planes de Trabajo para la retirada de amianto [Anexo IV del RD 396/2006].
  • Datos de las antiguas exposiciones a amianto.